viernes, 23 de enero de 2015

ALFOMBRA PARA EL SALON

Hace mucho tiempo que no actualizo el blog y ya casi no me acordaba cómo se hace una nueva entrada. Y es que no tengo mucho tiempo para dedicar a las minis, y menos cuando son tan laboriosas en trabajo y tiempo como las alfombras. Esta roja es para el salón de mi casita.
El esquema lo encontré en internet, hace ya mucho tiempo, pero como tardo tanto en hacerlas, se quedan guardadas y cuando toca, no tengo más que buscarla.
Es otra de las grandes que tengo que hacer. Son cinco, así que ya solo me quedan tres.
Ahora tengo que probarla en el salón, a ver como queda, y hacer algunas cositas más. En cuanto el salón esté más o menos terminado, os lo enseño.




Un saludo y gracias por visitar este blog, aunque apenas tenga movimiento.

jueves, 12 de junio de 2014

REGRESAMOS DE LA FERIA DE ANDALUCIA

Así es, ya hemos vuelto a casa y muy satisfechos. Supongo que cuando un artesano o aficionado va a exponer a una feria lleva un objetivo. Nosotros hemos conseguido el nuestro. Ha sido la primera vez que exponemos al público nuestras miniaturas en una feria y ha sido una experiencia fantástica. Jamás hubiéramos imaginado que llegaríamos a hacerlo y aún menos que nuestras miniaturas gustasen y que algunas personas decidieran llevarselas a sus hogares. Ha sido una experiencia muy interesante.

Ya habíamos ido en otras ocasiones como visitantes y ha sido un placer volver a ver a amigos que, aunque residamos en lugares diferentes, tenemos una cita cada año en Fuengirola donde poder vernos, y cada vez con más alegría. Prueba de ello son la gran cantidad de fotos que nos hemos traído.
Algunas fotos las hicímos nosotros, otras nos las ha pasado nuestro vecino de mesa y amigo Migue , que además de ser un magnífico miniaturista, estoy descubriendo que es un gran fotógrafo. Migue y su inseparable Paqui  han sido nuestros maravillosos vecinos. Pero dicen que una imagen vale más que mil palabras, y las imagenes es lo que os voy a mostrar.


Durante la tarde del viernes, Migue y Pedro (mi carpintero) preparaban nuestras respectivas mesas. Todos nos afanábamos en ello.




Nuestro "pequeñin" (en brazos de Pedro), viene siempre con nosotros y, aunque no ayudó mucho en la preparación de nuestra mesa, la observaba detenidamente una vez terminada. Le daba el visto bueno.


Las luces apagadas y en espera de que llegase la mañana del sábado y la apertura de la feria.


Y llegó el día. Las luces se encendían y todo dispuesto para recibir a los visitantes.



Después de un día muy ajetreado y de un insoportable dolor de pies, nos relajábamos cenando artesanos y aficionados en el tradicional chiringuito de Fuengirola.


No, al "pequeñín" no nos lo habíamos dejado atrás. Si os fijais, está debajo de mi silla y yo le acaricio para que no se sienta tan solo ahí abajo. Es una bendición de perrito y supermimado por todos los compañeros.


El domingo, de nuevo a la tarea. No sé qué le estaría explicando Pedro a Paqui, pero parece muy interesante.


Fijaos bien el trabajo tan grande que tienen nuestros maridos en la feria. A saber de lo que estarían hablando.


De vez en cuando salíamos a la calle a tomar el aire y, como no había donde sentarse, algunos hacían lo que podían.


Como cada año, nuestro amigo Jose "Contar" y su mujer, también visitaron la feria y tuvimos nuestros buenos ratos de charla. Una pareja simpatiquísima y encantadora.


Encantadora también otra estupenda vecina, Malí, que con sus cafés, sus dulces y demás nos mantenía llenos de energía. 


Finalmente, poco antes de que llegase la hora de cierre, no podía faltar la foto con nuestros adorables vecinos.


Lo hemos pasado estupendamente. La feria ha sido magnífica y extraordinaria su organización, cosa que debemos a Matílde Mora, a la que le agradecemos su confianza y cariño hacia nosotros. Igualmente maravillosos nuestros vecinos y todos los compañeros que nos han animado y tratado fantásticamente bien, nos conocieran o no. Y lo más gratificante ha sido el ver a todas esas personas que se detenían ante nuestra mesa y nos daban la enhorabuena por nuestro trabajo al que algunos calificaban de espectacular. ¿Qué más se puede pedir?.

Espero que no esteis muy cansados/as después de tanta foto, pero es que han sido unos días muy intensos y con muchas vivencias, difícil de reflejar en tan poco espacio. Me hubiera gustado mostraros las fotos de las mesas de todos los compañeros, pero sería demasiado.

Gracias por vuestra visita y por llegar hasta el final.

Un saludo.